Los comerciantes, esta mañana reunidos con el Alcalde de Cangas y el jefe de la Policía Local.

Aseguran que sólo les queda “tener paciencia” a la espera de que se celebre la Junta Local de Seguridade el próximo 25 de febrero

La reunión duró poco menos de una hora. De un lado, los comerciantes del casco vello cangués afectados por robos continuos que sufren desde hace unos meses en sus establecimientos, también en alguna vivienda. De otro, el Alcalde, Xosé Manuel Pazos, y el jefe de la Policía Local de Cangas, Alberto Agulla quienes reconocieron la situación. Sin embargo, no hubo una solución inmediata que era lo que solicitaban los afectados sino proyectos a medio-largo plazo. Y esto, como era de esperar, no calmó la intranquilidad de los comerciantes que sufren casi un robo por día por lo que, aseguran, sólo les queda “tener paciencia”. “Esto va a más, antes sólo de noche y ahora también durante el día. Y no sólo en negocios, también en coches y en viviendas”, se quejaban en la reunión.

Pazos les informó de que la Junta Local de Seguridade que había prometido ya está convocada para el 25 de febrero a las 12:00 horas en el Concello de Cangas y les adelantó que a esta reunión, aunque no sean integrantes, acudirá, previsiblemente y al menos, un representante para que escuchen de primera mano las conclusiones y, si así se les permiten, puedan exponer su preocupación. La intención del Alcalde, como ya manifestó a morrazonoticias es solicitar a la Subdelegación de Gobierno una patrulla de la Guardia Civil constante en el municipio puesto que el servicio actual compartido con toda la comarca resulta “insuficiente”.

Además, Pazos se reiteró en su promesa de que en verano se incorporarán a la plantilla de la Policía Local otros doce agentes que actualmente se encuentran formándose en la Academia. De esta forma, “cambiará la situación”, dijo, porque pasarán a ser 24 los agentes en Cangas y esto permitirá restablecer el servicio nocturno de policía.

Y después de la detención ¿qué?

Otra de las preocupaciones que manifestaron los comerciantes está en la falta de legislación que evite que los cacos que entran en sus tiendas “salgan pocos días después y puedan seguir reincidiendo con total impunidad”. Aseguran que cuando son víctimas de un asalto acuden a poner la pertinente denuncia que después “queda en nada”. Un punto de competencia supramunicipal y de competencia autonómica y estatal que también reconocieron el Alcalde y el jefe de la Policía Local. En este caso sólo queda la unión y la presión para que se produzca un cambio legislativo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí