El alcalde de Vilaboa, César Poza, en su despacho.

César Poza se marca una hoja de ruta que permita al municipio aumentar de manera exponencial sus ingresos actuales y asumir nuevas inversiones y proyectos

Desde su llegada a la Alcaldía, en septiembre de 2020, César Poza está articulando lo que él define como “Proyecto de Concello” y que busca un crecimiento exponencial del municipio que irá parejo a un incremento de los ingresos, que en este momento condicionan los presupuestos anuales y las inversiones. El agua será el elemento vertebrador del proyecto. Después de que el convenio firmado en su día con Acuaes dotara a Vilaboa de los depósitos necesarios para abastecer al municipio, el Concello gestiona ahora la ejecución de una red secundaria que canalizará el agua tejiendo una red que poco a poco se extenderá por todo el término municipal.

El proyecto de Concello que defiende el equipo de Gobierno pasa porque Vilaboa tenga un núcleo referenciado, que será O Toural, donde se habían concentrado todos los servicios administrativos, sanitarios y educativos así como el tanatorio que impulsan los comuneros y que cuenta con el respaldo del consistorio. Paralelamente, la planificación urbanística del municipio tiene que dar solución a los suelos urbanizables residenciales, que faciliten el acceso a la vivienda a la población más joven del municipio y al suelo urbanizable industrial, que apenas cuenta con dotación en el actual PXOM.

Para César Poza estos son los tres ejes sobre los que tiene que pivotar el futuro de Vilaboa. “Tenemos que potenciar un centro, para tener una referencia, pero sin abandonar las parroquias. Lo que no se puede permitir Vilaboa es funcionar como si fuésemos cinco miniconcellos”.

El alcalde también tiene claro que la vía para acometer este desarrollo pasa por el despegue industrial de Vilaboa, que le permitiría incrementar ingresos, crear empleo y fijar población. “Estoy convencido de que tenemos una localización estratégica en la provincia, con un gran potencial y muy atractiva para las empresas”, asegura.

Suelo industrial en Vilaboa

Ese convencimiento lo llevó a tantear la Zona Franca, con quien el Concello ya trabaja para concretar un proyecto que sitúe en Vilaboa un área de 400.000 metros cuadrados que le de solución no solo a las empresas del municipio sino que sea quien de atraer empresas logísticas y tecnológicas que valoren las buenas comunicaciones de las que dispondrían en Vilaboa. “Tenemos una hoja de ruta muy definida para trabajar con un horizonte de 5 años. Vilaboa lleva mucho tiempo anclada, preocupada por mantener lo que tenemos y sin tantear alternativas que permitan duplicar los ingresos, imprescindibles para poner en valor nuestro ayuntamiento. Es el momento de arrancar con un proyecto global que nos permita avanzar”.

El alcalde tiene claro que las condiciones naturales y ambientales junto los recursos turísticos y el desenrollo urbanístico son los pilares que permitirán a Vilaboa crecer como municipio y consolidarse como destino turístico, ideal para captar escapadas de fin de semana durante todo el año a mayores del tirón que ya tiene el verano en los alojamientos del municipio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí