El vial que rodea el astillero de Rodman y que une la playa de A Borna con A Guía vuelve a estar cerrado al tráfico tras la caída esta mañana de piedras de gran tamaño del talud lateral. Una situación que se repite con frecuencia y que, ya sea a causa del desprendimiento de ramas de los árboles, troncos o rocas, supone un peligro para los usuarios.

Desde el Concello, y en palabras del edil de Urbanismo, Odilo Barreiro, es el astillero quien tiene la obligación de realizar el mantenimiento del vial y, como solución a estas caídas, construir un muro de contención que impida que sigan precipitándose elementos a la calzada. Así se recoge, indica Barreiro, del convenio firmado entre el Concello y Rodman cuando se ejecutó la vía.

Desde Urbanismo ya han remitido a la empresa el informe policial indicando que deben de proceder a su arreglo y se encuentran a la espera de la respuesta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí