Estado en que se encuentra la depuradora de Donón.

Una auditoria contratada en abril de 2019 por el Concello de Cangas ante las sospechas
de que la empresa concesionaria incumplía reiteradamente el contrato desvela que la
UTE para la gestión del servicio del agua en el municipio ha pasado por alto la mayoría
de las clausulas del contrato que se firmó en 2014. Tanto en lo que se refiere al Plan de
Inversiones en las redes de abastecimiento y saneamiento como en el mantenimiento de
las instalaciones públicas que recibió tras la rúbrica, el plan de fugas (Plan Director) o
los informes de impacto ambiental, entre otros asuntos. Según este documento, la UTE
Aqualia y Civis Gloval no consta ninguna de esta documentación que debería de haber
entregado ya en los primeros meses.

Sobre esta auditoría en la que se apoya el expediente que la empresa tiene abierto por
parte del Concello con la propuesta de rescisión del contrato, precisamente por este
incumplimiento reiterado, y que el edil Mariano Abalo pretende llevar a pleno antes de
para que o expediente se resolva definitivamente (vuelva a caducar). La intención es que
los partidos se pronuncien y se pronuncien sobre si el Concello debe poner fin a la
relación con la UTE o continuar con ella.

Tensión en el gobierno y dentro de ACE

Esta cuestión ha agravado todavía más la crisis entre ACE y su socio de gobierno, el
PSdeG, que “impide que se trate este tema y que se lleve al pleno” y lejos de dialogar
“vociferan y amenazan con romper el gobierno”, revelan fuentes políticas. Sin embargo,
las mismas fuentes indican que el contrato “no es una línea roja” porque “no está
incluido en el pacto y ya era una promesa electoral de ACE.

Para ayer por la tarde estaba prevista una “macroreunión” a puerta cerrada (se ha
suspendido a última hora) con los representantes de todos los partidos y convocada por
el alcalde, Xosé Manuel Pazos. Un acto no vinculante para tratar esta cuestión y,
cuentan estos testimonios, “sortear así el llevarlo al próximo pleno” puesto que las
conclusiones de este encuentro no oficial no tendrían mayor recorrido. Por este motivo,
no sólo hay fricciones con los socialistas sino también dentro del propio seno de ACE.
Los críticos consideran, basándose en los escritos oficiales, que hay motivos suficientes
para ir a pleno y, si así lo decide la mayoría, poner punto y final a la gestión de la UTE.

Mientras, el resto de voces prefieren “silenciar” el problema y “dejar pasar el tiempo
para que caduque”.

Y en medio de este conflicto político-empresarial está la sombra de la subida del recibo
del agua. La concesionaria presiona desde hace ya algún tiempo para que se lleve a cabo
un incremento en el precio alegando escasez de beneficios.

Plan de Inversiones en abastecimiento y saneamiento

Según este informe “non consta a execución ao día de hoxe de ningunha das obras que
aparecen no listado de investimentos incluido en el apéndice 3″ o, lo que es lo mismo,
en el anteproyecto de exploración del ciclo integral del agua en materia de
abastecimiento, saneamiento y depuración con su valoración y el calendario para su
ejecución (con la única excepción de las obras de abastecimiento en Herbello). Unas
inversiones que deberían, según indica el la auditoría, de haberse ejecutado en los
primeros seis meses de contrato. Además, añade, “visitadas as instalacións da EDAR de
Donón se constata un mal funcionamento e o sistema terciario da EDAR de Areamilla
non foi posta en marcha tal e como obriga o contrato” e “así como está mais que
constatado o pésiomo funcionamento e abandono pozos de bombeo e como os
continuos vertidos que se están a dar na Ría de Aldán e na Ría de Vigo”.

Mantenimiento y conservación de las instalaciones de Donón. Plan Director

La auditoría culpa a la UTE del vertido de fecales en Donón en el verano de 2016 por la
ausencia de mantenimiento y control sobre el sistema de depuración instalado.
En general, además de en Donón, alude en innumerables ocasiones al mal estado de
conservación, antigüedad y mantenimiento del resto de las instalaciones públicas que,
de hacerse, permitiría un buen funcionamiento, menos vertidos y mayor calidad del
agua en el municipio.

Estudio de Impacto Ambiental

El contrato también obliga a la UTE a elaborar dentro de los tres primeros meses de
vigencia un estudio de impacto ambiental derivado de la prestación de los servicios
contratados y debía someter todos los proyectos de obra que la concesionaria tenía que
ejecutar a tramitación ambiental. Dos cuestiones que también ha incumplido.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí