El Concello de Vilaboa invertirá más de un millón de euros en cuatro anualidades en limpiar y hacer mantenimiento de su red municipal de saneamiento y de sus estaciones de bombeos y resolver los problemas que las deficiencias de la
dicha red están provocando.

El gobierno local está redactando el pliego de cláusulas administrativas que regulará la contratación de este servicio por cuatro años y con un coste anual de 216.220 euros y que, una vez finalizado, estará la disposición de las empresas que quieran optar en el Perfil del Contratante del Concello, en la web www.vilaboa.org.

La primera medida a adoptar será la realización de una auditoría que permita al
Concello localizar las principales deficiencias de una red de saneamiento que en algunos puntos no está diferenciada de la recogida de pluviales. Esta diagnosis permitirá al Concello acometer las inversiones necesarias para mejorar el servicio.

El alcalde, César Poza, confía en contar con la colaboración de Augas de Galicia,
organismo al que el Concello trasladará su plan de actuación que supone un importante esfuerzo inversor en los próximos años para mejorar la red municipal.
“Se trata de un elevado presupuesto que vamos a asumir en solitario y confía en que los responsables de Augas de Galicia así lo valoren y no haya atrancos. Estamos hablando de un servicio básico que en Vilaboa cuenta con un 91 kilómetros de colectores, en su mayor parte de tipo unitario, y que es preciso revisar con detenimiento”. César Poza tiene claro que esta actuación no solo es imprescindible por la repercusión que tendrá en la calidad de vida de los vecinos sino también por el compromiso general con el respeto al medio ambiente.

El sistema de saneamiento del Concello de Vilaboa está formado por canalizaciones y colectores generales de alcantarillado, de diferentes materiales. Se estima que existan en la red unos 1.500 pozos de registro, con diámetros que van desde 200 mm asta 315 mm.

En la zona urbana del concello existen redes separativas de aguas pluviales y fecales, aunque en algunos casos estas redes se vuelven a juntar. En las rurales no hay redes separativas.

El término municipal está dividido en tres cuencas: a norte comprende las parroquias de Bértola y Figueirido, virtiendo sus aguas a la red de Pontevedra; a este las parroquias de Figueirido y Vilaboa, virtiendo sus aguas a la EDAR de Arcade y al sur incluye la Santa Cristina y San Adrián de Cobres, vertiendo sus aguas a la EDAR de Riomaior..

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí