Vallas que el año pasado prohibían el acceso rodado a los no residentes.

Este verano el Concello de Cangas también tratará de evitar las aglomeraciones en los arenales de Cangas y para ello también impondrá restricciones de acceso pero, según ha informado el edil de Mobilidade, Adrián Pena, “estamos estudiando la mejor fórmula”. Eso sí, lo que sí es seguro es que no serán como las del año pasado cuando sólo podían llegar en coche a las playas aquellas personas residentes en el municipio, que pagasen el impuesto de rodaje en la localidad o que estuviesen autorizados bien por estar alojados en un establecimiento hotelero o por tener la segunda residencia. “Yo ya pensaba que no era muy justo”, reconoce.

Pena está convencido de que “para salvar vidas en una pandemia” sí que hay que evitar las aglomeraciones habituales que se producen en Cangas en los tres meses estivales pero, aunque baraja varias opciones, todavía no tiene claro qué otras medidas disuasorias tomará que no sean el cribado por lugar de residencia. Explica que esta Semana Santa decidieron repetir las restricciones de 2020 ante la cercanía de las vacaciones pero que en junio será diferente.

Desbloquear el PMUS

Aunque más a largo plazo, el edil cree que lo fundamental para “solucionar los problemas de movilidad” de Cangas, tanto peatonales como en bicicleta o el vehículo, pasa por desbloquear el PMUS. “Una vez tengas este Plan, todo el trabajo se enfocará en él y no habrá que inventar nada”, opina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí