El nuevo gerente, Constantino Piñeiro, asegura que están reforzando el personal sanitario, la desinfección y facilitando la comunicación con los familiares

El nuevo gerente de la residencia de Aldán, Constantino Piñeiro, tras la intervención de la Xunta de Galicia ha explicado por primera vez las medidas que se están llevando a cabo en los centros de Cangas y de Barreiro, también bajo su dirección. Según sus palabras, en las últimas horas han centrado la atención en “aplicar medidas de refuerzo en materia de personal, en especial de carácter sanitario, en colaboración con las consellerías de Política Social, Sanidade y la empresa DomusVi”.

Además, Piñeiro asegura que también se está trabajando en intensificar la comunicación con los familiares para que tengan una información lo más actualizada posible sobre su estado de salud. Precisamente ésta era una de las principales quejas de las familias, la falta de comunicación con la residencia hasta el punto de no saber si sus seres queridos eran o no positivos.

Por otro lado, se han aumentado los protocolos de limpieza y desinfección “para ofrecer las máximas garantías sanitarias tanto a los residentes como también al personal, para el que se ha planificado una mayor dotación de equipos de desinfección individual y medidas de seguridad.

Traslado a Nigrán

Aunque la Xunta preveía iniciar esta misma tarde el traslado de los mayores, en total 30 de los 150 residentes, que volvieran a dar negativo en el centro de Aldán a la residencia de tiempo libre de Nigrán, finalmente sólo lo han hecho con cuatro ancianos de Barreiro. De momento no se ha indicado cuándo se retomará aunque sí se ha insistido en que será cuando se tengan los resultados de los test.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí