Parque del Paseo de Moaña.

Critica también la utilización de distintos materiales en el de Samertolameu, de menor calidad a los recogidos en el pliego de licitación, y de piezas descatalogadas en el del Concello

El portavoz de Coalición Independiente por Moaña (XM), Javier Carro, denuncia que en la reforma del parque infantil del Paseo de Moaña, conocido como el del Barco por el diseño de su mobiliario, se ha utilizado “pavimento tóxico” hecho con restos de neumáticos y que presenta “altas dosis de Hidrocarburos Policlínicos Aromáticos” que pueden resultar cancerígenos. “Por contacto y por inhalación son disruptores endocrinos en los niños y en las madres que acudan al parque”, alerta el líder de XM.

Pero no sólo detecta deficiencias en esta área de juego, también en la recién inaugurada de Samertolameu. En este caso, asegura que se ha utilizado madera de diferente calidad a la recogida en el pliego de contratación. “El elemento mas costoso de la reforma de este Parque, como es el equipo combinado en madera de Robinia compuesto por tres torres a distintas alturas, es al menos lo mas chocante ya que la madera de Robinia es muy útil para darle larga vida a cualquier elemento por su durabilidad y robustez. Sin embargo, el elemento puesto en dicho parque infantil es muy distinto al mencionado en los pliegos para la construcción y licitación ya que hay diferencias enormes: los paneles son principalmente paneles de politileno de alta densidad con un impacto que me atrevo a calificar de estridente y dichos paneles se asientan en madera de pino de baja calidad”, explica. Un material de obligado uso en los pliegos que, por su alto coste, “dejó fuera al resto de empresas que concurrieron” lo que, apunta Carro, “hace sospechar de un trato de favor a la empresa ganadora”.

A esto suma, también en el de Samertolameu, el alto número de “zonas opacas” que impiden a los padres visualizar en todo momento a sus hijos mientras juegan en las torres. En cuanto a la tirolina tirolina “presenta anomalías en la construcción ya que las vigas que la sustentan no se corresponden con el pliego de licitación y ya presentan actualmente síntomas de oxido por debajo de la pintura”.

El parque de la plaza del Concello tampoco escapa al análisis del líder de XM y pone la lupa en que “todos los elementos puestos pertenezcan a la misma empresa y que los más caros sean los que llevan varios años descatalogados y, por tanto, no solo no cumplen con el pliego de licitación sino que por parte de alguien hay presuntamente prevaricación y amiguismo llevado al extremo de una contratación presuntamente fraudulenta”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí