Denuncian que no les entregaron el material de autoprotección donado por el Concello hasta ayer cuando la plantilla se plantó y amenazó con llamar a la Policía Local

Desde la asociación de traballador@s de residencias de Galicia, TreGa, denuncian públicamente la “insostenible y dramática” situación que se está viviendo en la residencia de mayores de Aldán, propiedad de DomusVi. Según relatan, en este momento el centro tiene 136 casos de coronavirus, 120 residentes y 16 trabajadores, en algunos casos todavía asintomáticos. Desde el pasado jueves, cuando se registraron los cuatro primeros, las cifras de contagio se dispararon hasta superar el centenar. El motivo, según la asociación, ha podido ser la falta de material de autoprotección.

Según relatan en la información emitida a la prensa, el personal carecía del equipo anticontagio adecuado hasta ayer cuando la plantilla decidió plantarse y amenazó con llamar a la Policía Local si no le entregaban el material que la semana pasada había distribuido el Concello y del que tenían constancia que estaba en manos de la dirección. “Hasta ese momento sólo disponían de mascarillas de tela donada por particulares directamente a los compañeros y que después reciclaban”, explican y añaden que “hoy han recibido alguna máscara de protección pero siguen sin tener gafas, trajes impermeables o mascarillas FPP”.

Desde TreGa aseguran que a la “habitual falta de personal en los centros pertenecientes a DomusVi, que incumple sistemáticamente las ratios mínimas de presencias para ahorrar costes, ahora debe añadirse que muchas compañeras se encuentran en cuarentena o de baja médica” y los que continúan trabajando “lo hacen al límite de sus fuerzas”. “La empresa de catering se niega a subir la comida a las habitaciones, un trabajo que asumen las limpiadoras con los escasos medios que cuentan, dos limpiadoras han renunciado al contrato porque no podían más y una gerocultora/auxiliar de enfermería que ha comenzado hoy también ha renunciado al enterarse del elevado número de positivos y carecer de las mínimas condiciones de seguridad laboral”, relatan.

Desde TreGa venimos alertado desde hace meses la “situación de vulnerabilidad que sufrimos en las residencias privadas de Galicia, incluyendo las públicas de gestión privada, sobre todo las pertenecientes a DomusVi, grupo propietario del mayor número de plazas de la comunidad por abrumadora mayoría, a su vez propiedad de un fondo buitre”. “Nunca hay material suficiente para trabajar, los contratos y condiciones laborales son más que precarios, trabajando en muchos casos hasta 10 días sin descanso, incumpliendo la empresa el convenio colectivo regulador de las relaciones laborales e incluso los acuerdos alcanzados con los comités de empresa de las distintas residencias”, concluyen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí