Plano en el que se muestra la glorieta prevista en el acceso al puerto de Domaio.

Esta expropiación tendrá un coste de 78.000 euros de los 570.000 que cuesta el proyecto

La Consellería de Infraestructuras e Movilidade publica hoy en el Diario Oficial de Galicia la aprobación de las expropiaciones para ejecutar las obras de mejora de la seguridad en la carretera PO-551, a su paso Domaio. Esta intervención cuenta con un presupuesto de casi 570.000 euros, de los que cerca de 78.000 euros se corresponden con el importe de las expropiaciones. El Decreto de Utilidad Pública comprende las expropiaciones de las 14 fincas necesarias para llevar a cabo estas intervenciones. Pincha aquí para ir al enlace del DOG donde puede consultarse la información.

La actuación está enmarcada en la estrategia de la Xunta para eliminar los tramos de concentración de accidentes en las vías autonómicas. Se intervendrá en el tramo comprendido entre los puntos kilométricos 27+760, en el paso de cebra de la travesía de Meira a la altura del centro de salud, y el 32+670, en la intersección con la vía provincial EP-1103, a la salida de Domaio. Los trabajos previstos se centrarán en la mejora de intersecciones como la del área recreativa de la Cerradiña o la del puerto de Domaio, en la que se ejecutará una glorieta. Esta última permitirá los giros en condiciones seguras en ese punto y contribuirá a calmar el tráfico.

También se acondicionarán los pasos de cebra, con señalización inteligente para facilitar su percepción. Así, se instalarán señales verticales luminosas y puntos de luz específicos para el suyo alumbrado con detectores de presencia de peones. Además, se limitará el aparcamiento en los 10 metros anteriores para aumentar su visibilidad.

El proyecto contempla la construcción de dos nuevos pasos de cebra, uno en el punto kilométrico 29+225, junto a la parada de bus, y otro en el 29+540, para el cruce de una futura senda. Las obras también mejorarán el paso de cebra de la travesía de Meira, frente al centro de salud. Se renovarán las barreras de seguridad y se repondrán algunas señales verticales, que serán sustituidos por otros de mayor retroreflectancia con el fin de facilitar la percepción de la carretera en horario nocturno. También se colocarán bandas transversales de alerta a la entrada de la travesía de Domaio desde Rande.

La Xunta, tras el análisis de los alegatos presentados, incorporó en el proyecto a posibilidad de girar a la izquierda en el punto kilométrico 31+630 desde la carretera PO-551 para acceder a la EP-1103. Hace falta recordar que este proyecto está coordinándose con la ejecución de una senda peatonal y ciclista en la carretera PO-551, en el trecho entre A Moureira y Palmás.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí