Caravanas aparcadas en primera línea de playa en Cangas.

También se ha acordado hoy que no habrá límite de estacionamiento en los leiraparkings, eso sí no se permitirá el aparcamiento de coches en zonas prohibidas y para eso la Policía Local incrementará la señalización y el control

Se necesitan más parcelas en las zonas de Nerga, O Hío y Viñó para convertirlas en aparcamientos disuasorios. Así lo considera el Concello de Cangas y por eso busca terrenos para destinarlos a este fin con el objetivo de evitar el caos de vehículos que cada verano se produce en las calles anexas a las playas y, particularmente, en las tres nombradas anteriormente. Aunque también hay otros lugares que requieren de un plan de actuación por ser también destinos playeros en los meses estivales, desde el gobierno local aseguran que se tratará de dar soluciones a cada una de ellas de forma individual teniendo en cuenta sus características particulares.

Así se ha decidido en la reunión mantenida hoy entre el jefe de la Policía Local, Alberto Agulla, el concelleiro de Mobilidade, Adrián Pena, y la alcaldesa de Cangas, Victoria Portas. El objetivo, explican, de la búsqueda de estas parcelas en Nerga, O Hío y Viñó es dotar de espacios apropiados a los usuarios de las playas para que puedan aparcar adecuadamente sus vehículos cerca de los arenales y evitar que los dejen mal estacionados provocando situaciones poco agradables en las calles aledañas como ocurría cada verano y que provocaban las quejas encendidas de los vecinos. Otra de las medidas enfocadas en este sentido es la de permitir a los dueños de los leiraparkings que ocupen el total de sus parcelas con coches y no limitar a 50 como se decretó el año pasado.

Además, tal como se había anunciado semanas atrás, este verano no habrá restricciones de acceso por lugar de origen como en el verano de 2020 pero sí advierten desde el Concello que harán cumplir las normas. De hecho, aseguran que se reforzará la señalización y también la vigilancia por parte de la Policía Local sancionando a aquellos que se la salten. “Los residentes tienen que tener la libertad de entrar y salir de sus casas y, además, hay que facilitar que los equipos de emergencia puedan acceder en caso de algún incidente”, explican.

Cambio de sentido en O Igresario

Una última medida que se ha puesto sobre la mesa hoy es la de llevar a cabo una prueba piloto en O Igresario, donde cambiarán de sentido el vial para convertirlo en único. Para ello, deben pedirle autorización a la Diputación en el tramo competencia de la administración provincial.

Mientras tanto se atajan los problemas de movilidad más próximos en el tiempo, desde el gobierno local se trabaja en el PMUS, cuyo presupuesto para la redacción está incluido en los presupuestos de 2021 todavía pendientes de aprobar en pleno.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí