Un agente intentando "cazar" al perro para devolverlo a su casa.

La puerta de la vivienda en la que residía el propietario tenía una curiosa trampilla que permitía al animal salir a pasear sólo y a cualquier hora del día

Curiosa intervención la de la Policía Local de Marín. Comenzó de forma habitual. Se detecta perro pequeño deambulando por las calles del centro del municipio. Un animal civilizado porque, según indican los agentes con ironía, «respetaba los pasos para peatones y mantenía la distancia de seguridad», ya que sus hábiles maniobras no les dejaban capturarlo. Esta mañana lo consiguieron con la actuación coordinada de tres motoristas y tras hacer la lectura del chip que llevaba llegó la sorpresa. Cuando los agentes acudieron el domicilio comprobaron que el perro tenía una «puerta propia» tipo trampilla que le permitía salir y entrar a su antojo y a cualquier hora del día.

Por lo tanto, el animal volvió a casa con escolta policial pero el dueño no tuvo tanta suerte. Fue denunciado por dejar al animal solo por las calles y por no recoger sus deposiciones «ya que la mascota no tenía bolsillos para cargar con las bolsitas», ponen como nota de humor la Policía Local en sus redes sociales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí