Ocurrió esta madrugada en la calle Longán y tuvieron que pedir refuerzos y acordonar la zona antes de detenerlo

La calle Longán de Cangas fue testigo esta madrugada de una agresión que bien pudo tener un fatal desenlace. Un vecino salió de su casa, hacha en mano, y se fue hacia los agentes que media hora antes le habían identificado y denunciado por no llevar mascarilla cuando iba por la calle y, además, por desorden público.

Todo ocurrió cuando la patrulla pasó por esta calle donde se ubica la vivienda del hombre, éste salió con el hacha e increpó a la Guardia Civil, enfrentándose a ellos. Golpeó la puerta de una fábrica que hay en la zona y la situación se puso tan tensa que tuvieron que pedir refuerzos y acordonar la zona antes de reducirlo y detenerlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí