Padres de niños afectados por la paralización de las sesiones de rehabilitación de sus hijos.

En la comarca de O Morrazo hay, al menos, una decena de familias afectadas que están haciendo un esfuerzo económico para asumir el coste de las sesiones y aliviar el dolor que sufren los menores

Padres cuyos hijos tienen problemas provocados por fascias musculares reclaman al Sergas que retome las sesiones de fisioterapia que hasta el pasado mes de marzo, cuando se declaró el Estado de Alarma, realizaban en la clínica San Rafael de Vigo. El objetivo de estas terapias es mejorar la movilidad de los menores evitando que se le contraigan la musculatura, de forma que si pasan varias semanas sin ellas los tejidos se les retraen provocando dolor a los niños al andar o mover las extremidades. “Ahora estoy gastando una media de 600€ al mes en un fisioterapeuta privado y para mí es inasumible, necesitamos que el Sergas vuelva a activar las terapias para ellos”, demanda el cangués Raúl Novas, padre de una niña de 10 años con fascia muscular en el lado izquierdo y afección en la pierna y el brazo tras sufrir un ictus cuando tan sólo tenía tres años de vida.

Otra madre preocupada es Celeste Palmás, también vecina de Cangas y madre de un niño de la misma edad con hemiparesia derecha en el nacimiento que le provoca un 34 por ciento de minusvalía. “Tengo que hacerle fisioterapia para evitar que mi hijo retroceda en movilidad pero mantener el coste semanal que eso supone es difícil, sin embargo no me queda otro remedio”, relata asegurando que si su pequeño pasa una semana sin los estiramientos “ya se resiente y cojea”. “Además del gasto, no es fácil encontrar a un profesional que sepa tratar este tipo de problemas musculares infantiles”, apostilla.

No fue fácil tampoco para la moañesa Sara Abal encontral a una profesional que atendiese a su hijo de 11 años, el segundo de sus gemelos. Tiene parálisis cerebral que le afecta, fundamentalmente, al sistema motor. “Estos meses sin rehabilitación ha hecho mella en ellos, es palpable físicamente, necesitan la terapia”, suplica. Ella también está pagando de su bolsillo las sesiones desde marzo.

El caso de Montse Bamio es toda vía más alarmante. Lleva un año esperando que a su hijo de cinco años con parálisis cerebral reciba sesiones de logopedia y fisioterapia que, según recomendaciones médicas, le permitirían a medio plazo una mayor autonomía e, incluso, no tener que hacer uso de la silla de ruedas a la que está anclado actualmente. Durante estos 12 meses es la familia quien está asumiendo los casi 300€ mensuales de las consultas.

Todos ellos se han visto obligados a asumir el coste de, al menos, del tratamiento de quirúrgico del doctor Nazarov en Barcelona. Con ella, coinciden, sus hijos han mejorado “hasta el 50 por ciento” y no están dispuestos a retroceder. “Esta intervención debería asumirla el Sergas, pero no lo hace y somos los padres quienes tenemos que informarnos y recurrir a lo privado para mejorar la salud de nuestros hijos. Hay familias que no pueden permitírselo y son los niños quienes lo pagan, eso no es justo”, critica Novas.

Desde el centro San Rafael informan a estos padres de que todavía no tienen fecha para retomar la fisioterapia y que es el Sergas quien tiene que trasladar la comunicación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí