Edificio do concello de Vilaboa.

El anuncio de la marcha del todavía Alcalde ha creado tensión entre el PSdeG y el BNG hasta el punto de que los nacionalistas analizarán si continúan formando parte del gobierno

El BNG de Vilaboa acaba de pronunciarse sobre el anuncio de la renuncia del todavía alcalde, Francisco Costa ‘Kiko’, en la tarde-noche de ayer. Los nacionalistas critican que el regidor informase a la prensa de su decisión «al mismo tiempo» que a ellos, hecho que consideran una «deslealtad para con los socios de gobierno». Precisamente éstos consideran una «excusa sin fundamento» los motivos dados por Kiko para marcharse «ya que en el pacto de gobierno firmado después de la jornada electoral, aceptamos la dedicación exclusiva del alcalde con el fin de que su dedicación había sido plena para el Concello de Vilaboa».

«El alcalde debía de haber sabido lo que implica ser alcalde de Vilaboa y lo cierto es que en el último año no ven ejerciendo, ni dedicando tiempo a Alcaldía. Sus ausencias en el Concello fueron manifiestas para nosotros y para las vecinas y vecinos de Vilaboa. Esto unido la que la decisión que toma, a sabiendas de que la Teniente de Alcalde comunicó su intención de coger las vacaciones estivales hay más de una semana, los hechos llevan a pensar de que se trata más de una estrategia política que de una decisión personal», explican los nacionalistas en el comunicado emitido esta misma tarde.

El PSdeG sale en defensa de Kiko Costa

Una opinión que ya ha sido rebatida por el grupo socialista de Vilaboa que, dicen, «no entiende el comunicado de hoy de los socios del gobierno de coalición que ante la conversa sincera que mantuvimos en el día de ayer con ellos antes que con nadie, optan por abonarse a teorías de la conspiración». Así, defienden que «el paso que dio el alcalde representa para los socialistas de Vilaboa un profundo pesar, pero entendemos que la salud y la familia es lo primero y afrontamos la situación generada procurando buscar las soluciones más ágiles y mejores para los vecinos y vecinas, a ellos nos debemos».

«El BNG fue el primero en ser informado de la decisión de la renuncia del alcalde por motivos personales, fue el propio alcalde quien convocó la reunión a mayor brevedad posible una vez que tomó la decisión y en esa reunión hablamos de la necesidad de resolver la interinidad que provoca no tener alcalde de manera rápido para que cuando empiece septiembre ya tengamos el gobierno a pleno rendimiento, porque nos preocupa antes que nada el servicio que hay que ofrecer el vecindario», relatan los socialistas.

Por otra parte, continúan, «el trabajo que el alcalde hizo durante estos 13 meses a pesar de compatibilizar su trabajo con la alcaldía, hace que nos sintamos orgullosos, ahí está el balance, un Concello con las cuentas saneadas, con presupuesto aprobado, con más de 800.000,00 euros que van a salir de manera inmediata para obras y con una estructura interna de personal nueva que dará mejores servicios al consistorio». «El esfuerzo brutal que hizo Kiko Costa le pasa ahora factura y por eso es más incomprensible que quien debería estar ayudando esté criticando», concuyen.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí